fbpx

¿Cómo puedes saber si estás en situación de S.o.S?

  • Rocio
  • octubre 30, 2019
Actualmente ya hay una demostración científica de la interconexión fisiológica de lo que parecen ser sistemas y síntomas corporales separados.
El ser humano posee un sistema primitivo de supervivencia, llamado eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal (HPA,por sus siglas en ingles), que controla la respuesta al estrés frente a cualquier posible amenaza.
Este eje empieza en el cerebro y se extiende por todo el cuerpo,conectando los sistemas nervioso, inmunitario, digestivo y circulatorio, por medio del envío de mensajeros químicos y hormonales.
El eje HPA controla una respuesta al estrés de duración relativamente corta, que puede durar minutos u horas.
No esta preparado para activarse con la frecuencia con que lo hace hoy en día para la mayor parte de nosotros, es decir, de manera crónica o repetida diariamente, debido al estrés de la vida moderna, cuando se activa, este sistema nos pone en “modo de supervivencia” para protegernos de las amenazas inmediatas a nuestra seguridad, desde una infección hasta la escasez de alimentos o los ataques de animales, por mencionar solo unas pocas.
Pero el cerebro no distingue fácilmente entre el peligro percibido (el peligro que en realidad no amenaza nuestra vida,como las facturas por pagar o llamadas de teléfono, mensajes a los que hay que contestar, una vida sedentaria o las sobrealimentación) y las amenazas reales e inmediatas (como puede ser la presencia de patógenos en tu organismo).
Así, este sistema continúa en un estado constante de alerta máxima,como si hubiera quedado bloqueado en la posición de encendido, y nosotros permanecemos activados crónica mente en el modo de supervivencia.Cuando se activa el eje HPA, tiene lugar una serie compleja de respuestas, que permiten que el cuerpo sobreviva al peligro.
Estas respuestas incluyen una hiper percepción mental muy agudizada, el incremento del azúcar en sangre y la liberación de insulina y una estimulación del sistema inmunitario.
Al mismo tiempo, se desvía la energía de funciones importantes pero menos urgentes a corto plazo, tales como la digestión y la reproducción.
Son estas respuestas, y otras relacionadas las que cuando están activadas de manera crónica son responsables tanto de los síntomas como de las afecciones a los que nos enfrentamos hoy en día.
La conexión entre el agobio crónico y el consiguiente impacto sobre la salud lo podríamos definir como survivaloverdrive síndrome (SOS), o síndrome de sobrecarga por supervivencia.
Rocio

Sobre Rocio

Sin comentarios

Dejar un comentario

Abrir chat