fbpx

Permeabilidad intestinal aumentada

  • origen
  • mayo 13, 2020

El intestino delgado

El intestino delgado es el órgano más importante de tu sistema digestivo. Es el encargado de llevar al torrente sanguíneo los nutrientes de aquello que comes. Lo que no absorbe tu intestino, acabará excretado formando parte de las heces.

Así, tu intestino es la puerta a través de la cual los nutrientes pasan a la sangre.

Una vez en la sangre, los nutrientes se distribuirán por todo tu cuerpo.

Para entender el papel que juega tu intestino en la aparición de enfermedades relacionadas con la inflamación crónica, es necesario entender cómo funciona la absorción de nutrientes por parte del intestino delgado. Un órgano que separa el interior de tu cuerpo, del mundo exterior.

La barrera intestinal

La barrera intestinal es aquella parte del intestino que evita que elementos indeseables lleguen al interior de tu organismo.

El epitelio, el moco y la microbiota son sus principales componentes. Se ven perjudicados por el estilo de vida occidental y se acaba produciendo una hiperpermeabilidad intestinal o permeabilidad intestinal aumentada, también conocido como intestino agujereado o pinchado, que no es otra cosa que un deterioro de esta barrera haciéndola menos selectiva.

¿Cómo son absorbidos los nutrientes?

La pared intestinal está constituida por unas células llamadas enterocitos. Cuando comemos los nutrientes son absorbidos a través de los enterocitos y sus microvellosidades. Aquello que no puedan absorber continuará su camino por el tubo digestivo y será excretado.

Las moléculas absorbidas deberán ser muy pequeñas. En esta parte del proceso digestivo las enzimas digestivas irán rompiendo moléculas, y solo aquellas que puedan pasar a través de las microvellosidades entrarán en el enterocito. Las proteínas deberán separarse en aminoácidos, las grasas en ácidos grasos y los carbohidratos en monosacáridos.

El espacio entre dos enterocitos es muy estrecho y permanece cerrado mediante unas uniones llamadas Tight junctions. Cuando estas uniones son dañadas, permiten el paso de moléculas de gran tamaño al interior del cuerpo que señalizan al Sistema Inmunitario quien responde proinflamatoriamente tratando de eliminar los cuerpos extraños.

Y esto, precisamente es lo que ocurre cuando se habla de permeabilidad intestinal aumentada, una situación patológica del intestino en la que, entre otras anomalías, estas uniones estrechas están abiertas y dejan pasar al torrente sanguíneo ciertas moléculas que nunca deberían llegar a la sangre.

Una situación que, si se alarga en el tiempo, sobreexcita a tu Sistema Inmunitario y se cree que facilita el desarrollo de muchas enfermedades como Parkinson, Alzheimer, depresión, artritis reumatoide (algo que ya se sospechaba en 1984), Hepatitis autoinmune o con problemas de salud en general.

¿Cuál es el papel de la microbiota en la barrera intestinal?

La microbiota evita que se tenga una permeabilidad aumentada, y es por consiguiente uno de los actores que protege la barrera intestinal.

La microbiota neutraliza y evita que bacterias, hongos, virus y otros patógenos que llegan al tracto digestivo entren en el torrente sanguíneo. Algunas moléculas que genera la microbiota pueden ayudar a mantener cerradas las uniones estrechas de los enterocitos y cuidar tu intestino, de ahí la importancia de una buena microbiota intestinal.

La dieta actual y el estilo de vida moderno produce un desequilibrio bacteriano o disbiosis, nuestra población bacteriana está enferma y no nos puede proteger. Es por esto por lo que merece la pena prestar atención sobre aquellos factores presentes en tu vida que te puedan estar generando una permeabilidad intestinal aumentada.

origen

Sobre origen

Sin comentarios

Dejar un comentario

Abrir chat