fbpx

No hay paz sin un buen sueño

  • Rocio
  • octubre 21, 2019

Durante el sueño el cuerpo se recupera: Los tejidos se regeneran, se eliminan las toxinas acumuladas y el cerebro consolida las experiencias del día, las transforma en nuevos conocimientos.

Pero la mayoría de nosotros vivimos con una deuda del sueño, y así perdemos esos beneficios reparadores, además, la falta de sueño desorganiza el ritmo del cortisol y afecta a todo: El peso, los alimentos que elegimos, las decisiones personales, el estado de ánimo, las hormonas, la inmunidad, la caridad mental, la memoria, la función cognitiva, el impulso sexual e incluso los grados de dolor.

Las mujeres que duermen menos de cinco horas cada noche pesan más. Aun que consuman menos calorías que aquellas que duermen por lo menos siete horas. Cuando nos falta el sueño, aumenta la grelina, la hormona del hambre, mientras que la hormona le dice a tu cerebro que estas llena queda suprimida; de esta manera acabas siendo incapaz de controlar “el comer por fatiga”.

El 40% de las mujeres estadounidense afirman que permanecen despiertas en la cama por las noches incapaces de dormir. El SOS activa la liberación de adrenalina y esto ocasiona hipervigilancia, la cual nos mantiene alertas y muy conscientes de nuestro entorno, nos sentimos como si estuviéramos vigilando de noche en un thriller de acción.

SOS > Hipervigilancia > Ritmo del cortisol alterado > Cansado/a y Tenso/a > Falta de sueño > Más inflamación.

Incluso una sola noche de sueño alterado puede elevar el cortisol nocturno, lo que a su vez bloquea la producción de la hormona del sueño, la melatonina, y da lugar a un círculo vicioso que hace difícil dormirse  y permanecer dormida, y así dificulta despertarse por la mañana.

La melatonina es fundamental para la detoxificación natural que debería tener lugar durante el sueño, asi que un desanclo alterado significa que no está eliminando las sustancias químicas y las hormonas acumuladas, incluidas las que se encuentran en el cerebro pero también otras hormonas, especialmente los estrógenos.  Así que un sueño insuficiente o de mala calidad puede significar confusión mental y problemas de memoria y de concentración, SPM, dolores en el pecho, estados de ánimo variables y otros problemas hormonales.

La melatonina también es eliminada por la luz azul emitida por los aparatos electrónicos, de manera que si permaneces tenso y colgado de tu ordenador, en lugar de hacer alguna practica más útil para favorecer el sueño, estas agravando el problema. Cuando los patrones de sueño se descontrolan, también lo hace tu flora intestinal, y no para bien.

Finalmente, las citoquinas inflamatorias, aunque fluyan con tu sangre con la intención de protegerte contra las infecciones, no solo te hacen sentir cansada, irritable y dolorida de la misma manera que te sientes antes de tener gripe, sino que también afectan al ritmo de la región de tu hipotálamo que actúa como tu reloj circadiano.

Cuando esto sucede, tus ciclos de vigilancia y sueño se descontrolan y aumenta el tiempo de vigilancia durante la noche y el de somnolencia durante el día. La inflamación crónica explica por qué las mujeres que tienen enfermedades auto inmunes experimentan descontrol en ritmo circadiano y más cansancio de lo normal. El insomnio también puede hacer que descienda el cortisol matutino y que esto te haga sentir mareada y cansada por la mañana y a lo largo del día.

Rocio

Sobre Rocio

Sin comentarios

Dejar un comentario

Abrir chat