fbpx

La autoinmunidad: Medicina convencional o funcional

  • Rocio
  • noviembre 11, 2019

La disfunción celular, como causa primera es común en todos los sentidos a enfermedades que tienen distintos nombres; la bioquímica del organismo esta funcionando mal.

Al nivel más elemental,los científicos están descubriendo que casi todas las enfermedades crónicas que producen tantos padecimientos y que están multiplicando los costes de la sanidad tienen en común la disfunción mitocondrial, la inflamación excesiva,los niveles elevados de cortisol y otras señales de una alteración de los procesos bioquímicos.

En realidad, se podría decir que todos padecemos una misma enfermedad, pues todas las enfermedades comienzan por la interrupción y los defectos de los procesos bioquímicos de nuestras células y por los trastornos de la comunicación interior en la célula y entre célula y célula. Para que recuperemos la salud, deben volver a normalizarse los procesos químicos y debe restaurarse la comunicación interior de la célula y la comunicación entre células.

Esto es así para todas las enfermedades.

Para que no atribuyas a tu diagnostico mas importancia de la que tiene, es preciso que entiendas esto: los diagnósticos suelen basarse en los efectos externos de los tratamientos y en observaciones históricas, mas que en los procesos bioquímicos mismos que producen la enfermedad. La eficacia de un medicamento dado para aliviar síntomas no necesariamente guarda relación alguna con lo que funciona mal, en realidad, en las vías bioquímicas rotas, que son la raíz de muchos de los síntomas.

Los entes públicos y las empresas farmacéuticas gastan miles de millones de dólares al año en estudios de los síntomas de las enfermedades y de los medicamentos que pueden servir para controlar dichos síntomas.

Por el contrario, se invierte muy poco en estudiar el modo de conseguir salud y vitalidad optimas a base de opciones de estilo de vida que puedan conducir a una bioquímica mas sana y, en consecuencia, a mejorar la salud de la población.

Por fortuna, estamos empezando a entender los desordenes de las vías bioquímicas que conducen a la rotura química desencadenante de numerosos síntomas crónicos asociados a muchos diagnósticos distintos. Creo que esto llegara a cambiar el modo en que se diagnostican todas las enfermedades.

Por desgracia, aunque la ciencia ya esta desvelando por fin el modo en que la ruptura de estas vías altera la bioquímica de las células y produce la enfermedad, la mayoría de los médicos convencionales siguen aplicando los modelos tradicionales de la enfermedad, basados en los síntomas, en vez de atender a los desordenes de las vías, que se encuentran en la raíz del problema.Los tratamientos de elección se rigen por principios antiguos.

Por ello, la mayoría de los médicos convencionales atienden a los síntomas que se pueden aliviar a base de medicamentos o de intervenciones quirúrgicas, en vez de procurar dar a sus pacientes mas salud y mayor vitalidad mejorando la bioquímica de sus células por medio de opciones optimas de estilo de vida.

Este es el terreno de la medicina funcional: descubrir y tratarlas causas primeras de la rotura de la bioquímica estudiando los sistemas fisiológicos a todos los niveles, desde las células, pasando por los órganos, hasta todo el organismo, y atacando de raíz las causas de los problemas. Por eso he adoptado por la medicina funcional y la psiconeuroinmunologia clínica. Creo que es la única manera racional de corregir las disfunciones bioquímicas para devolver la salud al paciente, en vez de limitarnos a aliviar sus síntomas a base de medicamentos.

Aunque la medicina convencional no deja de tener su lugar,se hace imprescindible diagnosticar las conductas de la persona desde el punto de vista de la salud, su exposición a las toxinas, su nivel de estrés, la calidad de su nutrición y su nivel de ejercicio.Procuro activamente que mis pacientes alcancen mayor salud y vitalidad dándoles mas información acerca de lo que pueden hacer por su cuenta.

Existe otra manera de ver la enfermedad autoinmune. El problema del tratamiento convencional a base de fármacos es que, según los estudios han mostrado repetidas veces, entre un 70 y 95 por ciento del riesgo de contraer enfermedades autoinmunes, problemas de salud mental, cáncer, y la mayor parte de las enfermedades crónicas en general, se debe a la alimentación, a la exposición a las toxinas y a los niveles de actividad. Los fármacos no mejoran la calidad de la alimentación. Tampoco reducen la exposición a las toxinas; de hecho, la suelen aumentar.

Y, desde luego, no aumentan el nivel de actividad. Tampoco suele ocurrir que contribuyan a reducir el estrés crónico que sientes en tu vida

Rocio

Sobre Rocio

Sin comentarios

Dejar un comentario

Abrir chat